Auto.com logo

Encuentra tu Auto perfecto

¿Necesita Cambiar Realmente El Líquido De Transmisión?

Publicado por Auto.com Staff | Apr 3, 2019

Muchos líquidos fluyen en todo su vehículo, pero es importante controlar en primer lugar el líquido de transmisión. Si debe o no cambiarlo no es un asunto de debate: sí, debe hacerlo. Sin embargo, la frecuencia con la cual se debe realizar este mantenimiento varía de acuerdo tanto al fabricante como al vehículo, y se puede debatir.

Para numerosas transmisiones automáticas, el calendario de mantenimiento del fabricante no exige un cambio del líquido hasta las 100,000 millas o, en algunas transmisiones Ford, incluso hasta 150,000 millas. Muchos mecánicos dicen que es demasiado tiempo, y que debería hacerse, al menos, cada 50,000 millas. Las transmisiones manuales requieren aceites más convencionales para engranajes en vez de ATF y generalmente tienen un calendario distinto de mantenimiento; por lo tanto, lo mejor es consultar los intervalos de mantenimiento del manual del usuario.

Como cualquier otro líquido automotor imprescindible, el líquido de transmisión se deteriora a través del tiempo. Un uso intenso —como conducir en la ciudad con paradas y arranques frecuentes, transportar cargas pesadas, llevar remolques— acelerará el deterioro. Esa manera de conducir eleva la temperatura de funcionamiento de la transmisión, y el calor desgasta más la transmisión y el líquido. A diferencia del aceite para motor, que es principalmente un lubricante, el líquido de transmisión es útil como aceite y como líquido hidráulico, ya que facilita el cambio de velocidad, enfría la transmisión y lubrica las piezas móviles.

Si usted conduce mucho tiempo bajo mucha presión, debe revisar el nivel de transmisión con mayor frecuencia y también revisar el estado del líquido en un taller de reparación. Con frecuencia, el líquido de transmisión es rojo, pero puede venir en otros colores; además, a medida que se deteriora, tiende a oscurecerse. También, puede presentar olor a quemado, lo cual podría indicar la necesidad de cambiarlo o que la transmisión está generando un problema mecánico.

Otra indicación de que necesita cambiarse es la aparición de partículas de u otros residuos en el líquido. Cuando lleva su automóvil para un cambio de aceite u otro mantenimiento de rutina, el centro de reparaciones puede instarlo(a) a pagar un cambio o drenaje del líquido de transmisión. Aunque puedan mostrarle que el líquido está más oscuro que el original, eso no significa precisamente que necesite un cambio de líquido en ese mismo momento. Recapacite y revise el calendario de mantenimiento de su manual del usuario y vea qué recomienda el fabricante del vehículo antes de tomar una decisión. Además, eso le dará tiempo para comparar precios.

Muchos talleres de reparación emplean un sistema de drenaje que expulsa el líquido viejo y bombea el líquido nuevo, en vez de únicamente drenar el líquido viejo. A pesar de que suene bien, algunos fabricantes dicen que no se debería hacer eso (uno de ellos es Honda, entre otros); por lo tanto, debe saberlo antes de aceptar el drenaje. Consulte su manual del usuario. Algunos fabricantes, como Honda, exigen su propio tipo de líquido de transmisión automática y advierten que usar otras clases puede causar daños. Es más, algunas transmisiones automáticas tienen filtros que deben limpiarse y reemplazarse al cambiar el líquido. Asegúrese de que el taller de reparación use el líquido y los procedimientos correctos para su vehículo.

Si nunca ha cambiado el líquido de transmisión de su vehículo y su odómetro indica más de 100,000 millas, ¿debería cambiarlo ahora? Hemos observado opiniones encontradas al respecto: algunos mecánicos sugieren que es mejor dejarlo como está, si no tiene problemas de cambios. Para avivar esta teoría, se habla de transmisiones más viejas que empezaron a fallar poco después de que por fin recibieran un cambio de líquido.

Nos cuesta bastante aceptar que un cambio de líquido cause fallas en la transmisión, así que somos partidarios de que lo haga, si planea mantener el vehículo algunos años o más tiempo. No obstante, el cambio del líquido no es la cura del resbalamiento de los engranajes, de las dificultades en los cambios ni de otros problemas mecánicos, así que espere que el cambio de líquido resulte un exilir mágico.